Los bambúes

Los bambues, esas gramíneas gigantes, están de moda, pero no tienen la unanimidad. Tienen un bonito follaje y bonitos tallos, pero no dan ni flores ni frutas. Tendrá por tanto, que combinarlo con otras plantas...

 

Jardín de Planbuisson

Antes de plantar...
Los bambúes pueden dividirse en tres categorías; los enanos (no sobrepasan 1,20 m en edad adulta ), los medianos ( que miden entre 1,20 y 3 m), y los gigantes que pueden sobrepasar 10 metros en buenas condiciones. En un jardín pequeño, ¡una sola planta de bambú se arriesga de consumir todo el espacio disponible! Escoja su bambú en función de la talla máxima que puede llegar a medir.

La otra característica de los bambúes es que forman rizomas, es decir, tallos subterráneos, que llamamos a menudo las raíces de los bambúes. Estos rizomas propagan la mata lejos y pueden colonizar los alrededores a varios metros de distancia. Como los rizomas no saben lo que es el límite de la propiedad, pueden invitarse a casa del vecino y causar problemas de vecindad. Los bambúes se muestran mas rastreros en suelos secos que en suelos húmedos, y más en suelo arenoso que en suelo arcillosos. Los bambúes del tipo Fargesia no forman jamás un rizoma: puede plantarlos con toda tranquilidad. No les gusta el pleno sol y forman parte de los raros bambúes de sombra. En una palabra, ¡son perfectos para los jardincillos de ciudad!

Jardín de Planbuisson

En el momento de plantarlos
Si se trata de una especie rastrera, póngalos desde un principio una barrera contra las raices. Se trata de un fieltro particular que los rizomas no pueden atravesar para ir más lejos. Cave un agujero bastante ancho (al menos 1,50 m de diámetro para una especia grande, como el Phyllostachys), y guarnezca el borde de una barrera de raíces, sobre unos 50 cm de altura. Aporte un sustrato maduro o un abono de liberación lenta, porque estos bambúes son muy glotones. No desenrede el cepellón, porque es inútil y casi imposible de hacer de todas formas. En el momento de la plantación y a lo largo del primer año, riegue copiosamente los bambúes.

 

Cuidarlos
Cuando los bambúes han cogido raíz, necesitan sobretodo abono y agua. El bambú puede sin embargo resistir a una sequía pasajera; sus hojas se enrollan sobre ellas mismas y toman un tinte más amarillo que las semanas precedentes. Si no ha instalado una barrera alrededor de las raíces, tiene que luchar contra los rebrotes que salen en mata cortándolos a ras, o mejor, seccionando el rizoma de donde ha salido, lo que los agota. Preste atención a no romper los brotes jóvenes, que son muy frágiles. Es más bonito « desvestir » la base de los tallos, es decir, cortar al ras las pequeñas ramas que guarnecen el bajo de los tallos de los bambúes. Esto no es una tarea indispensable.

 
M. Jean-Michel GROULT
Pépinières PLANFOR
1950 Route de Cère
40090 UCHACQ - FRANCE
Tel : 913.753.030
Fax : 0033 558 064 854