Cultivar un bambú en maceta

Está verde todo el año, no teme las intemperies, se satisface de sitios poco luminosos o exiguos y está bonito en todas las estaciones. Un bambú en maceta sólo tiene ventajas pero, ¡algunos puntos deben estudiarse para tener éxito!

Cultivar un bambú en maceta
Phyllostachys 'Castillonis', con caños dorados.

¿Qué bambú escoger?
El bambú panda (Fargesia) es sin duda el mejor bambú a cultivar en maceta, ya que forma naturalmente un matojo denso. Le gusta la sombra o un poco de sol (solo unas horas si recibe el sol por la tarde). En un patio poco luminoso está perfecto. En una terraza soleada y con viento, más vale plantar un Phillostachys o un Sasa, aún si la paleta es verdaderamente muy variada. Verdes, amarillos, negros, azules o rayados, la mayor parte de estos bambús están contentos en maceta. Evite simplemente las variedades con un gran desarrollo porque sólo dan lo mejor de sí mismas si tienen espacio.

Cultivar un bambú en maceta
Una gran maceta es imperativa para conservar un gran bambú varios años.

La maceta: vea las cosas a lo grande
La parte más grande de la vegetación de un bambú se encuentra bajo el nivel del suelo. Un tallo, posee el doble de volumen bajo tierra. Para un buen rendimiento, prevea una jardinera con al menos una profundidad de 45cm y al menos 80 cm de largo, o su equivalente si escoge una maceta redonda. Para un efecto de cortina, prevea una anchura de 50 cm. Esto representa una bonita jardinera, que puede ser muy pesada en una terraza, sobre todo si debe colocar varias las unas al lado de las otras. Las jardineras sobrias en resina o en un material de plástico noble, están mucho más adaptadas al look moderno de los bambúes.

Unos cuidados reducidos
Los bambúes les pedirán dos cosas: darles de comer y de beber. Para el riego, ponga un sistema de riego automático. Una gran jardinera de bambú puede evaporar hasta 15 litros de agua al día en pleno verano, y un riego irregular puede serle fatal, sobre todo cuando los vientos que desecan se ponen a soplar. Y para darles de comer, lo más fácil es utilizar pastillas de abono a liberación lenta, o el abono envuelto (llamado también abono a retardamiento). El abono líquido les gusta mucho. Hay que darles una vez al mes de octubre a marzo, y después cada 15 días el resto del año. Dicho de otra forma, ¡son unos verdaderos glotones!

Cultivar un bambú en maceta
Riegue regularmente.
Cultivar un bambú en maceta
Fertilice habitualmente.

El trasplanta, más complicado
Al desarrollarse, los bambúes va a formar muchos rizomas, lo que será difícil de des enredar. Para trasplantar la mata, lo má fácil será de volverla a plantar (sin la maceta, ¡por supuesto!) en una jardinera más grande, más ancha de 5 cm. Pero esto no será antes de tres o cuatro años...

Cultivar un bambú en maceta
Pleioblastus moteado, perfecto para casarlo con un gran bambú.

El truco
Los bambúes en maceta tienen tendencia a desguarnecerse a la base, ya que no pueden formar pequeños tallos en el lindero como en una mata normal. Para lograrlo, piense simplemente en plantar al mismo tiempo una variedad enana que llega a 50cm o 1 m. ¡Los dos cohabitarán en la maceta!

M. Jean-Michel GROULT
Pépinières PLANFOR
1950 Route de Cère
40090 UCHACQ - FRANCE
Tel : 913.753.030
Fax : 0033 558 064 854