Las malas hierbas anuales

Desherbar bien es bien conocer las malas hierbas! En la tierra desnuda las primeras en salir son las malas hierbas anuales, es decir que viven solo durante una estación.

Brote inmediato

Es fácil hacer la experiencia: deje una parcela de tierra desnuda y espere: en tres días ya comienzan a brotar cosas sin haber plantado nada. El hecho de exponer la tierra a la luz despierta grandes cantidades de semillas que hasta ese momento estaban, justo ahí, escondidas en el suelo. La mostaza, por ejemplo, puede esperar varias decenas de años en el suelo antes de salir en menos de una semana. Estas son las malas hierbas anuales, unas pioneras ocupando el espacio antes de dejar sitio a las hierbas perennes.

Las malas hierbas anuales

Lucha por la luz

La particularidad de las malas hierbas anuales es su velocidad de crecimiento, ya que a algunas les lleva menos de un mes florecer después de haber brotado. En poco tiempo invaden una fila de verduras, cubren pequeños arbustos e incluso arbolillos. Las malas hierbas anuales roban la luz a los cultivos. Las plantas cultivadas se encuentran inmersas en la sombra. cuando necesitarían de pleno sol para desarrollarse. Invadiendo los pies de un seto joven se corre el riesgo de favorecer su crecimiento en altura buscando la luz, propiciando un seto con el tronco desguarnecido en el futuro. El crecimiento rápido de las malas hierbas anuales puede también perjudicar los árboles jóvenes deformando sus tallos. Un seto joven ahogado por la vegetación corre el riesgo de quedar afectado en adelante, ya sea con troncos deformados o con un tronco desguarnecido en su base. Por ello, hay que controlar las malas hierbas rápidamente.

Crecimiento rápido pero raíces poco profundas

Nuestra primera reacción es dar un pase de azada o de escardillo en cuanto aparecen las malas hierbas y eliminar todas las que sea posible. Podemos también utilizar el herbicida térmico o poner una capa de acolchado vegetal. Sin embargo, cuando las malas hierbas anuales han empezado a enraizar usted necesita actuar sobre sus raíces.

Las más fáciles de eliminar son las que tienen unas raíces finas, numerosas pero frágiles. Es fácil arrancarlas pues tienen una sola raíz que se hunde en la tierra o numerosas raíces finas. El mercurial o la lechetrezna se arrancan a mano. Atención a las gramíneas jóvenes como la grama: vale más emplear una herramienta para levantarlas que tirar de ellas, porque se romperían y volverían a retallar.

La mayor parte tienen una raíz principal gruesa y que se hunde en la tierra. La cerraja, la ambrosía e incluso el amaranto, pertenecen a este grupo. Hay que levantar la planta en lugar de tirar de ella, pues si la raíz se rompe la planta brotaría con mayor fuerza y costaría aún más el eliminarla.

Al compost !

Mientras que las hierbas anuales arrancadas no lleven semillas, las puede meter en su compost. Éstas se descomponen rápidamente porque sus tejidos son tiernos. Puede incluso trocearlas y utilizarlas como empajado, después de haberlas dejado secar al sol.

M. Jean-Michel GROULT
 
Pépinières PLANFOR
1950 Route de Cère
40090 UCHACQ - FRANCE
Tel : 913.753.030
Fax : 0033 558 064 854