Las plantas de interior

En nuestros pisos, las plantas tienen todo lo que necesitan para estar agusto, porque están al alcance de la mano para poder cuidarlas. Para guardarlas durante mucho tiempo, hay que sin embargo ocuparse como de las plantas de verdad y, ¡no solo ponerlas en un rincón recién compradas!

 

Antes de plantar...
Piense primero a la luz: ¡es el factor más importante de todos! Las plantas necesitan la luz para desarrollarse, ya que es su fuente de energía. Y los pisos en los que vivimos son oscuros. Imagine: una bombilla económica en energía que consume 50 wt basta para iluminar 10 metros cuadrados. Esto nos basta para ver bien y para leer. En verano, a medio día, el sol genera no 5wt por metro cuadrado... si no 1000 wt! Una pieza muy luminosa, orientada pleno sur, recibirá como máximo un 10% de esta energía. Hay que escoger por tanto plantas de interior que resisten a la sombra. La diefembaquia, las aglaonemas, las yedras, los helechos de interior pueden crecer en una pieza que recibe poco sol, cerca de una ventana. Las plantas grasas y los cactus necesitan en cuanto a ellas plena luz. No dude en ponerlas cerca de la ventana, pudiendo acostumbrarlas progresivamente. Pueden sufrir una quemadura si han estado faltas de luz.

Piense igualmente a adaptar el sustrato (la tierra en la que cultivara la planta) en función de sus necesidades. Las plantas de interior necesitan una tierra rica en humus, que deje filtrar el agua después del riego. No debe ser muy rica en turba porque es difícil humedecerla si se seca.

En el momento de la plantación
Cuando haya comprado una planta de interior transplántela. Es un poco de trabajo, pero la conservara mucho más tiempo. Escoja una maceta apenas más ancha que la maceta actual de la planta, con agujeros de drenaje. Sobre una cubierta de plástico saque la planta de su maceta y desenrede el cepellón, para que pueda liberar algunas raíces. Si el sustrato es muy fibroso, quite el máximo. Ponga 2 cm de bolas de arcilla en el fondo de la maceta y después cúbralas con algunos centímetros de sustrato. Introduzca la planta y rellene con la tierra el vacío entre el cepellón y el borde interior de la maceta. Desciéndala bien, empujándola hacia abajo con las manos o con una varilla. Una vez que la tierra ha llegado a 2 cm por debajo del borde de la maceta, riegue copiosamente, después ponga la planta en una exposición lo suficientemente luminosa para ella.

Cuidarlas
Limpie regularmente las hojas con una esponja húmeda, sin producto para dar brillo. El polvo enmugrece las hojas.Abónela si la planta crece mucho. Si los tallos se alargan desmesuradamente con hojas espaciadas, indican que le falta la luz. Acérquela a la luz. Si no quiere que el sujeto coja mucho sitio, corte regularmente la extremidad de los tallos, que las obliga a ramificarse.

 
M. Jean-Michel GROULT
Pépinières PLANFOR
1950 Route de Cère
40090 UCHACQ - FRANCE
Tel : 913.753.030
Fax : 0033 558 064 854