¿Enfermedad o devastador ?

Por 'enfermedad' designamos a menudo cualquier síntoma anormal en una planta. En realidad, hay que hacer la distinción entre las diferentes categorías de problemas. Esto nos permitiría de actuar correctamente, ¡sin ser un especialista!

Enfermedad y devastador, ¡no es lo mismo !

Las vedaderas enfermedades están causadas por los hongos, las bacterias y los virus. Son, sobre todo los dos primeros que causan problemas. Los virus ocasionan raramente daños en los jardines. La roya, el oidio (blanco), la 'enfermedad de los tomates' (el mildiu), la podedumbre gris de las fresas, las manchas negras en las hojas del arce, etc son enfermedades causadas por los hongos. Para curar la planta, utilizamos un producto llamado 'fongicida', que puede ser natural y ecológico, por supuesto. Las enfermedades causadas por los hongos parecen favorecidas por el cambio climático.

El desecamiento de las ramas de las coníferas, la rotura de un tronco de un cerezo y la marchitación de la lila está causada por una bacteria. Afortunadamente estas enfermedades son raras. Ya que contra estas enfermedades causadas por las bacterias, la única arma eficaz es la de los antibióticos, cuyo uso está estrictamente prohibido en el jardín.

Estos dos tipos de problemas, deben distinguirse de los devastadores, a saber, un animal que es la causa de insectos, de pájaros, o de moluscos (caracoles y babosas). Un producto destinado a luchar contra los hongos es ineficaz contra las babosas, ya que la babosa ¡no es un hongo !. Los devastadores dejan a menudo trazas, heces, mucus, cáscaras de mudas, tantas señales poco apetitosas pero que ¡un hongo patógeno de dejaría detrás suyo!

¿Enfermedad o devastador ?

No hay trazas de mordedura y el límite entre la parte enferma y la sana no es muy sana : se trata de una enfermedad (la podedumbre gris).

Hacer la distinción

Distinguir los daños causados por una enfermedad de los causados por un devastador es a menudo fácil.

Por ejemplo, el blanco en las hojas de los asters, en otoño, cubre poco a poco los tallos de las flores. Un devastador provoca los daños por oleadas, cada vez que come. Las orugas, por ejmeplo, se esconden durante el día y salen la noche. ¡De un día a otro, una planta puede verse completamente arruinada porque los devastadores son voraces !. El tipo de daño es también diferente: cuando hay un devastador, la diferencia entre la parte sana de la planta y la parte atacada es muy neta.

Las enfermedades, ellas, dejan unas fronteras más o menos imprecisas entre las partes sanas y las partes enfermas. Es por esta razón que es muy importante de bien observar sus plantaciones : si un pequeño daño es visible, mire los contornos y la forma en que progresa. Si los límites no son muy netos y que se extiende poco a poco, se trata seguramente de una enfermedad. Si los daños causados están localizados y que unos nuevos aparecen cada vez que mira la planta, hay seguramente un devastador.

M. Jean-Michel GROULT
 
Pépinières PLANFOR
1950 Route de Cère
40090 UCHACQ - FRANCE
Tel : 913.753.030
Fax : 0033 558 064 854