Nutrir los árboles frutales

Para que un árbol de frutas, él mismo debe estar bien fertilizado. ¡Pero bien no quiere decir mucho!

Nutrir los árboles frutales
Nutrir los árboles frutales
Los árboles frutales jóvenes no tienen grandes necesidades de fertilizantes, salvo si están en una tierra pobre.

Joven o viejo, necesidades distintas
La edad de un árbol determina el tipo de fertilización que hay que darle. Los árboles frutales jóvenes, que están en pleno crecimiento, no tienen necesidades particulares. Trátelos como a los arbustos, mezclando un fertilizante si la tierra es pobre, con un abono compuesto o con un sustrato de plantación, que dará en la superficie. Lo importante para ellos es establecer sus raíces y formar un tallo fuerte.

En la madurez
Cuando un árbol empieza a dar sus frutas, una fertilización le ayudará a dar un máximo de frutas hasta el estado final. Prevea aportes fraccionados, siempre por debajo de la dosis indicada en embalaje, mejor que un aporte copioso, que tendría el riesgo de quemar las raíces y haría caer las frutas. De dos a tres aportes de fertilizante de acción rápida a lo largo de la temporada son ampliamente suficientes, salvo si tierra es particularmente mala (tierra de terraplén o tierra mu arenosa). En este caso, un aporte de abono compuesto a los pies, sobre 1 a 2 de la anchura alrededor del tronco y sobre 5 a 10 cm e espesor, será útil para favorecer la vida microbiana del suelo.

Los fertilizantes de acción lenta, como el cuerno triturado, no producen efecto antes de varias semanas, ver varios meses. Haga el aporte lo suficientemente pronto para que los elementos nutritivos sean aprovechados por el árbol durante su periodo de fructificación, es decir, entre el mes de enero y el mes de marzo.

Los frutales sobrios
No todos los árboles frutales exigen una ayuda para producir sus frutas. Los cerezos, manzanos y perales aprecian esta ayuda, mientras que los albaricoqueros, ciruelos y melocotoneros sólo deben nutrirlos si la tierra es pobres. Unas frutas pequeñas no quieren decir forzosamente que el árbol tiene hambre, también puede ser un signo de una sequía oculta a lo largo de la temporada.

En la práctica
"Arañe" los pies de los árboles antes de hacer sus aportes. No tiene necesidad de enterrar profundamente el fertilizante, y puede espolvorearlo en la superficie, y "arañar" de nuevo después. Puede también enterrarlo en el fondo de agujeros hechos con un escoplo para espárragos, al aplomo de las ramas. Un pequeño riego por encima es siempre útil.

Nutrir los árboles frutales
Extienda fertilizantes orgánicos, preferentemente en periodo de descanso.
Nutrir los árboles frutales
Enterrar en el fondo de agujeros pequeños, es una alternativa eficaz del esparcimiento.
Nutrir los árboles frutales
Arañe el suelo después del aporte.

A saber
No de fertilizante en los casos siguientes:
- sequía importante durante la temporada: los árboles necesitan sobre todo agua, el abono quemaría las raíces.
- árbol enfermo o infestado por un insecto picador; los abonos animan la proliferación de los insectos y hay primero que arreglar este problema para poder pensar en cualquier fertilización.

M. Jean-Michel GROULT
 
Pépinières PLANFOR
1950 Route de Cère
40090 UCHACQ - FRANCE
Tel : 913.753.030
Fax : 0033 558 064 854