Fertilizar sus plantas a medida

Quien come qué? No todas las plantas tienen las mismas exigencias, y los abonos son muy variados: aprenda a concordar bien sus cultivos y los abonos.

Alimentar sus plantas sur mesure

Las verduras

Casi todas aprecian una tierra rica aunque algunas se conforman con muy poco. Más vale aportar un humus de fondo en otoño o en invierno. Las verduras más glotonas aprecian, de todas formas, un aporte de abono durante la estación. Escoja un abono rico en potasa, a aportar dar durante el riego.

Los árboles frutales

Una vez establecidos no necesitan ninguna fertilización. Al principio deles lo que necesiten para mantener el crecimiento, con abonos de fondo ( abonos orgánicos de liberación lenta ) como huesos triturados o un abono lento. Pero atención: darle abono a un árbol que tiene sed es lo peor que puede hacer, ¡ primero dele agua !

Los árboles ornamentales

Estos tampoco necesitan abono una vez establecidos. Al principio un aporte de abono rico en nitrógeno, de liberación rápida, enterrado a 1,50 m del tronco será beneficioso para ellos ( 5 m de altura = 5 cucharadas de sopa a repartir en 5 sitios a 1,50 m del tronco ). Esto no es más que una referencia: siga las dosis indicadas en el envase.

Los arbustos

Fertilice solo aquellos de los que espera una fuerte floración o los que poda todos los años. Deles un abono de fondo en otoño o en invierno y un abono más rápido en primavera, rico en nitrógeno si lo atractivo es su follaje, o rico en potasio para los restantes.

Los setos

Si son pequeños ( menos de 2 metros de altura ) o podados a menudo, trátelos como a los arbustos. Trate los setos grandes ( 3 metros y más ) y las alineaciones sin poda como los árboles ornamentales.

Los rosales

Las variedades antiguas y las rosas de flores simples se conforman con poco, pero las variedades modernas exigen una fertilización rica en potasio y un poco menos en nitrógeno a finales del invierno. Los rosales aprecian una fertilización foliar a finales del verano, así como un aporte de estiércol en invierno.

Las trepadoras

Estas saben arreglárselas solas y la fertilización no es indispensable, excepto en los suelos pobres. En este último caso, fertilícelas como a las verduras.

Alimentar sus plantas sur mesure

El césped

Los céspedes empobrecidos o amarillentos se verán mejorados por un aporte de nitrógeno de acción rápida. Más vale hacer aportes pequeños frecuentes que uno solo copioso.

Los bulbos

No los fertilice, pues se arriesgaría a que se pudriesen o a no dejarles florecer.

Las plantas de interior

Deles un abono rico en nitrógeno y también en potasio dos o tres veces al año a las más plantas más exigentes. Las más rústicas no necesitan nada más que un aporte anual, y jamás después de ser trasplantadas. Para este tipo de plantas el abono se presenta comercialmente a menudo bajo la forma de unos bastoncillos que se insertan en la tierra.

Las plantas en maceta

Fertilícelas si son plantas que crecen mucho, particularmente las trepadoras y los rosales en maceta. Las coníferas y los arbustos pequeños siempreverdes ( perennes ) tienen menos necesidades. Deles nitrógeno de liberación lenta o retardada.

M. Jean-Michel GROULT
 
Pépinières PLANFOR
1950 Route de Cère
40090 UCHACQ - FRANCE
Tel : 913.753.030
Fax : 0033 558 064 854