La floración y las frutas

Las plantas tienen una sexualidad un poco complicada, pero ¡para comer cerezas, hay que interesarse en el tema!

 
Flores y el polen

Flores y el polen
En la flor hay generalmente una parte femenina (el pistilo) y una parte masculina (los estambres). A veces los sexos están separados en flores distintas, en una misma planta o en un pie macho y otro hembra separados, como en el caso de los kiwis o los acebos. En este caso, solo las flores hembras, o los pies hembras (si los sexos están separados por pies) darán frutos. El polen es en estos casos indispensable para la transformación de la flor en fruto.

La fecundación de la flor (llamada polinización) está asegurada por los libadores (abejas, abejorros, etc.) o por el viento, como es el caso de los avellanos y de las plantas de la familia de las gramíneas. Para que la parte femenina de la flor se transforme en fruto el polen tiene que ser capaz de fecundarlas. Y es ahí donde la naturaleza decide complicar un poco las cosas.

 
Compatibilidad no universal

Compatibilidad no universal
En la mayor parte de las plantas el polen que viene de otra flor de la misma planta basta para asegurar la presencia de frutos. Llamamos a esta planta auto fértil. A veces, es el polen de la flor el que fecunda la parte hembra de la misma flor de una planta. En este caso, no hace ni siquiera falta los polinizadores, como en algunos tomates. Hablamos en este caso de la auto polinización.

Pero en muchas otras plantas, y en particular los árboles frutales (manzanos, ciruelos, cerezos, sobre todo), el polen producido por el árbol no puede fecundar las flores hembras. Existe una auto incompatibilidad, a este tipo de árbol se le llama auto estéril. Entonces este árbol debe recurrir a la fecundación cruzada para dar sus frutos, es decir, beneficiarse del polen proveniente de otro árbol o de otra variedad. En este caso, la presencia de los insectos libadores es absolutamente indispensable para llevar el polen de un árbol a otro!

 
Arboles variados, cosecha aseguradas

Arboles variados, cosecha aseguradas
Pero la consecuencia más inmediata para el jardinero es que cuando lo que busca es la producción de frutas (comestibles o decorativas como las bayas), tiene que tratar de plantar diferentes variedades de una misma planta. Si usted planta un solo cerezo, esté seguro de que no comerá ni una sola cereza, a menos de que en los alrededores haya otros cerezos (menos de 200 m). Si no, el cerezo en cuestión, sobre todo si es del tipo Bigarreau, no encontrará el polen necesario para la fecundación y sus flores, por tanto, no darán frutas.

Pero aun en el caso de las variedades llamadas auto-fértiles, las cosechas serán siempre mejores si plantamos variedades diferentes al lado. La auto-polinización no funciona al 100%, y si las flores se benefician de diferentes fuentes de polen, la oportunidad de transformarse en frutas será mucho mayor.

 

Moraleja: ¡ no plante un árbol frutal sólo, dele compañía !

M. Jean-Michel GROULT
Pépinières PLANFOR
1950 Route de Cère
40090 UCHACQ - FRANCE
Tel : 913.753.030
Fax : 0033 558 064 854