Los parásitos y enfermedades frecuentes en los bonsáis

Como todos los vegetales, los bonsáis pueden verse afectados por las enfermedades. Un seguimiento regular y un mantenimiento de buenas condiciones de cultivo le ayudarán así todo a limitar los riesgos. Igualmente, para limitar cualquier contaminación exterior, evite de colocar su bonsái bajo un árbol o directamente sobre el suelo, retire las hojas muertas y las malas hierbas de la maceta, limpie sus utensilios después de utilizarlos, enmasille las grandes heridas y observe su bonsái con una lupa regularmente.

Los parásitos y enfermedades frecuentes en los bonsáis

Los pulgones
Encontrará estos pequeños insectos en amasados sobre los brotes jóvenes. Pueden ser verdes, grises o naranjas. Observamos igualmente la presencia de hormigas alrededor del bonsái, porque estas "crían" los pulgones para poder obtener su melaza. Para eliminar los pulgones, utilice un insecticida bio a base de piretrina.

Los ácaros o arañas rojas
Podemos percibir la presencia de los pequeños filamentos que producen al reverso de las hojas. Los ácaros se desarrollan en presencia del calor y de una atmósfera seca. Privilegie, por tanto, una atmósfera húmeda. En caso de infestación, moje regularmente el follaje insistiendo sobre el dorso. En caso de que el ataque sea fuerte, pode y queme las partes infectadas, y duche el follaje durante al menos un mes.

Las cochinillas
Reconocemos las cochinillas porque forman un escudo adherido sobre las hojas. Son blancas, marrones, grises o incluso a veces, recubiertas de un capullo fibroso. Podemos retirarlas bastante fácilmente con la mano o un pincel, o utilizar un tratamiento anti cochinillas.

Las orugas
Los ataques de orugas pueden ser espectaculares. Así todo, una vigilancia regular basta para prevenir los ataques.

Las hormigas
Las hormigas no representan realmente un peligro, pero vienen a menudo mano a mano con los pulgones y las cochinillas. Si ve alrededor de la maceta, observe su bonsái.

Los aleuródidos
Los llamamos igualmente las moscas blancas de los invernaderos. Se encuentran generalmente en el dorso de las hojas, y vuelan al mínimo contacto. Las encontraremos igualmente sobre los vegetales de interior o en invernadero. Trate su bonsái con un insecticida a base de bifentrina para eliminar los adultos y después buprofezina para eliminar las larvas.

Una pelusa blanquecina sobre el follaje
Se trata del oidio. Este hongo se desarrolla sobre todo con el calor y la humedad, sobre todo la noche. Evite mojar el follaje al final del día, y si este hongo se desarrolla, suprima las hojas más afectadas, y haga un tratamiento con caldo bordelés, a renovar a cabo de unos quince días.

Manchas negras en el follaje
Estas manchas se parecen al hollín. Se trata de la fugamina o negrilla. Este hongo se desarrolla sobre la melaza producida por los pulgones y las cochinillas. Una vez que haya eliminado los parásitos, retire la melaza con un trapo suave humectado.

Las hojas se secan, se vuelven marrones y se caen, como si les faltara agua.
Hay que actuar rápidamente porque se trata seguramente de la fitóftora. Este hongo se desarrolla sobre las raíces en caso de exceso de humedad. Como prevención, utilice un sustrato bien drenante, respecte las frecuencias de riego, y trasplante regularmente su bonsái para poder evitar el aplastamiento del sustrato. Cuando la planta está infectada, suprima las partes afectadas y trate con aliette. Esta enfermedad desgraciadamente es, a menudo, fatal para la planta.

En caso de dudas...
Si tiene dudas sobre la forma de actuar para tratar su bonsái, no dude en informarse aebonsai, la asociación española de bonsáis, en fórums, exposiciones, clubes cerca de su domicilio... Una foto del problema será siempre más eficaz que un gran discurso. Replantee igualmente su forma de cultivo, puede ser que haya un detalle al que no había prestado atención y que podría ser la causa de sus problemas.

 
Pépinières PLANFOR
1950 Route de Cère
40090 UCHACQ - FRANCE
Tel : 913.753.030
Fax : 0033 558 064 854