Alimentar los bonsáis

Los nutrimentos son elementos esenciales para cada planta. Las plantas en plena tierra encuentran generalmente todo lo que necesitan en el suelo, mientras que las plantas en maceta necesitarán aportes regulares porque se encuentran en un medio reducido. Es aún más aplicable en el caso de los bonsáis plantados en un gran volumen de tierra. Sin un aporte regular, el suelo se empobrecerá y el bonsái perderá su vigor.

Alimentar los bonsáis

¿Cuándo debo nutrir mi bonsái?
Los bonsáis necesitan un aporte regular durante todo el periodo de crecimiento, es decir, de abril a septiembre. Será necesario un aporte todos los meses. De octubre a marzo, disminuya los aportes incluso pararlos para los bonsáis con follaje caduco. El aporte de abono tiene que hacerse siempre en suelo húmedo.
No de abono a su bonsái si lo ha trasplantado hace menos de 4 a 6 semanas, o si su bonsái está enfermo o ha perdido sus hojas.

¿Qué abono puedo utilizar?
Idealmente, un abono orgánico como los granulados de humus permitirá aportar toda clase de elementos minerales necesarios para la buena salud del bonsái. Alternaremos una vez de cada dos con un abono químico tipo 12.12.17, que contiene azote para el desarrollo de las hojas, el fósforo para el desarrollo de la madera y de las raíces, y la potasa para la floración y una mejor resistencia a las enfermedades. Atención al exceso de azote, porque como estimula el crecimiento, favorece la formación de grandes hojas y de unos entre nudos más largos, ¡justo lo contrario de lo que desea!
Cada planta que tiene unas necesidades diferentes, será necesario adaptar los aportes en función de las especies.

Algunas referencias: alterne todos los meses abono orgánico y químico durante el periodo de crecimiento, no poner abono después de un trasplante, o si el bonsái está enfermo o sin hojas, cuidado con los excesos.

 
Pépinières PLANFOR
1950 Route de Cère
40090 UCHACQ - FRANCE
Tel : 913.753.030
Fax : 0033 558 064 854