Combinar hortalizas, ¡combinaciones que permiten cosechar mejor!

Según este método, las hortalizas pueden beneficiarse mutuamente, o al contrario, perjudicarse si se cultivan juntas. Por ello, el arte de la técnica consiste en intentar las mejores combinaciones.

Combinar hortalizas

Los principios de la combinación de cultivos

Cada planta influye en sus vecinas: es al constatar las interacciones positivas y negativas de estas interacciones que nació la combinación de cultivos. Esta técnica, que puede probar inmediatamente ofrece una protección recíproca a las plantas, una mejor nutrición y otros beneficios. La buena forma de asociar las plantas, idealmente, debe prepararse antes de cualquier plantación. Si no, encontrar el buen vecino del vegetal que ya está plantado puede ¡convertirse en un quebradero de cabeza!

Combinar hortalizas, ¡combinaciones que permiten cosechar mejor!

Interacciones positivas

La combinación de cultivos aporta varias ventajas, como la protección recíproca entre las plantas contra las alimañas, una mejor repartición de los elementos nutritivos en el suelo e incluso una protección contra el viento y el calor para las hortalizas sensibles.

Las combinaciones que se protegen

Al plantar hortalizas con grandes hojas (como las acelgas o las lechugas) al lado de las coles, las orugas picotean las hojas de las coles (las piérides) que se encuentran sobre las plantas que pueden comer, reduciendo los ataques contra las coles.
Piense en cultivar sus hortalizas en pequeños grupos mezclados, mejor que en grandes conjuntos homogéneos. La disolución de cultivos reduce mucho los ataques de las alimañas que encuentran peor sus cultivos preferidos.

Combinar hortalizas, ¡combinaciones que permiten cosechar mejor!

En un huerto pequeño

Cuando las hortalizas están muy juntas, como en un huerto cuadrado, bien escoger los vecinos de cada verdura son imperativos. Las coles se rodean de plantas con hojas grandes pero poco apetitosas. Los cultivos sensibles a las alimañas comunes (como por ejemplo los rábanos, rabanitos, y rúcula) se cultivan lo más lejos posible los unos de los otros. Los cultivos no sensibles se separan en cuadrados intermediarios.

Combinar hortalizas, ¡combinaciones que permiten cosechar mejor!

Las hortalizas que se ayudan

Una hortaliza que teme el sol o la sequía, como una lechuga, sobre todo en región mediterránea, póngala al lado de una planta más alta que le dará un poco de sombra, como los tomates o pimientos. Esto funciona igualmente contra el viento, al utilizar cultivos altos (maíz al lado de las lechugas, por ejemplo).
El camuflaje de cultivos sensibles por las plantas aromáticas con un olor fuerte (ajo, toronjil, perejil, tomillo...), esto no funciona muy bien, ¡inútil de focalizarse en ello!

Recursos compartidos

Las hortalizas pueden cohabitar evitando la competencia. Por ejemplo, las cebollas y las fresas no « consumen » los mismos elementos nutritivos del suelo y pueden vivir al lado, como las judías y las calabazas.

M. Jean-Michel GROULT
 
Pépinières PLANFOR
1950 Route de Cère
40090 UCHACQ - FRANCE
Tel : 913.753.030
Fax : 0033 558 064 854