Reconocer las falsas enfermedades

Todo lo que parece enfermo, no lo está obligatoriamente. A veces, las plantas sufren problemas fisiológicos (sed, calor, etc), que son fáciles de arreglar y no necesitan ningún tratamiento.

Reconocer las falsas enfermedades

Manchas en las hojas

La planta estaba en plena forma y de repente vemos sus hojas cubrirse de manchas anchas marchitándose en su centro. Lo más a menudo, se trata de un golpe de sol, ¡simplemente! Cuando exponemos una vegetación a una fuente luminosa fuerte, sus hojas no están armadas para protegerse y los tejidos más expuestos mueren. La planta no muere pero esto la desluce hasta que haya renovado todo su follaje. Puede de esta forma, encontrar este problema en las verandas climatizadas: a pleno sol, pero a 18°C en pleno verano, las hojas se queman porque reciben excesiva luz en comparación a la temperatura. Vigile esto y resguarde sus plantas del pleno sol y luego acostumbrelas progresivamente, desplazándolas cada semana un poco más a la fuente de luz.

Marchita

A veces pasa que toda la planta se pone marchitar, más o menos rápidamente. Puede faltarle agua y pensamos normalmente en regarla. Pero cuando la planta se marchita, esto no quiere decir obligatoriamente que le falte agua. Es el caso de los ficus en el interior, y de plantas frágiles al exterior como la viña-virgen o algunos arces de Japón, sobre todo en tiempo caluroso, cuando el sol está destemplado. En este caso, hay que actuar rápidamente, mejorando el drenaje a los pies.

Otras plantas pueden marchitarse cuando tienen demasiado frío. En el interior, esto pasa a menudo con el cissus, en las habitaciones demasiado frescas en invierno. La solución es fácil: acercar la planta a una fuente de calor (y de luz).

Reconocer las falsas enfermedades

Una planta que desaparece

Las plantas que llamamos « anuales », por definición, solo viven una temporada. Nada sorprendente que no vuelva los años siguientes, a menos que se la re-siembre. Como todo ser vivo, las plantas envejecen, y algunas más rápido que otras. Algunas plantas perennes (las vivaces) solo viven realmente, tres o cuatro años antes de agotarse. Es el caso de las scabiosa, las des rudbeckias de grandes flores o la silene coronaria por ejemplo. Esta vida corta se compensa por la longevidad de otras vivaces, que pueden a veces vivir más de un siglo en el mismo sitio, ¡como las peonias y las helleborus!

El tinte amarillo

Cuando las flores amarillean, la planta no sufre por fuerza de la clorosis, es decir de una carencia de un elemento nutritivo en la tierra (lo más a menudo, la clorosis es causada por una falta de hierro). Cuando el lugar es muy húmedo, la planta sufre de un exceso de agua, y tiene tendencia a tomar un tinte amarillento. Se ve por ejemplo en los setos de eleagnos en tierras muy húmedas. Dos soluciones para remediarlo: mejorar el drenaje en los pies, o desplazar las plantas a un sitio más seco.

M. Jean-Michel GROULT
 
Pépinières PLANFOR
1950 Route de Cère
40090 UCHACQ - FRANCE
Tel : 913.753.030
Fax : 0033 558 064 854