La "momificación" de las frutas

Es la enfermedad más común del vergel, y sin embargo, la menos combatida por el jardinero. Igualmente llamada monilia, ¡esta afección no ataca sin embargo sólo las frutas, ya que debilita los árboles !

La 'momificación' de las frutas

La "momificación" de las frutas

Los síntomas

La enfermedad de la momificacion de las frutas debe su nombre al síntoma más visible : las frutas se apergaminan en la rama, sin caer durante el verano. Se cubren progresivamente de un poco de moho blanco y toman la textura del cuero. Se quedan en el árbol todo el verano, enganchados al árbol, hasta la primavera siguiente. Pero si este síntoma solo ocasiona la pérdida de algunas frutas, la monilia es igualmente responsable de la muerte de los brotes jóvenes del árbol en primavera. El que las ramas jóvenes se pongan mustias repentinamente es debido al mismo agente que el responsable de la momificación de las frutas. Esto no solo ralentiza el crecimiento del árbol, si no que además el ataque de la monilia abre la puerta a otras enfermedades más graves que pueden introducirse en la corteza joven que está herida de esta forma.

Su ciclo

La monilia de las frutas está causada por un hongo muy contagioso y que se propaga por el aire. Las frutas momificadas enganchadas a las ramas dispersan los gérmenes patógenos durante todo el invierno y la primavera. Empiezan primero por atacarse a los brotes jóvenes y a los ramos de flores, que acaban muriendo. Más tarde durante la temporada, el hongo se ataca a las frutas en las que penetra y se introduce por el intermediario de una pequeña herida en esta. Un picotazo de un animal en la fruta basta para ofrecer una puerta de entrada a la monilia, que a partir de entonces transforma la fruta en momia en apenas unos días. A su vez, la fruta momificada difunde la enfermedad durante la estación fría.

Cómo luchar

El tratamiento de la monilia pide tratamientos ligeros pero regulares a lo largo del año. El caldo bordelés o el azufre basta para combatir el hongo responsable. La pulverización debe efectuarse tres veces al año : al principio de la primavera, cuando los brotes eclosionan, durante el verano cuando las frutas jóvenes están bien formadas y, de nuevo en otoño, en el momento de la caída de las hojas. Tomando la precaución de bien efectuar estos tratamientos, la infestación por la monilia se reduce, sin nunca desaparecer completamente.

Cómo evitarla

Aún si no se puede completamente prevenir esta enfermedad, es posible limitar sus ataques. Retire todos los frutos dañados en cuanto los vea. Incluso una fruta que ha sido picoteada por un pájaro puede constituir un nido de infección. No deje tampoco las frutas en el suelo después de la cosecha. Si hace tratamientos contra la monilia, piense a hacerlo igualmente en sus plantas decorativas que podrían servir de reserva a la enfermedad : ciruelos decorativos, manzanos decorativos, etc.

Bueno a saber

Los extractos vegetales como el purín no son muy activos contra la enfermedad ya que esta se desarrolla al interior de los tejidos de la planta, lo que la proteje de los tratamientos suaves.

M. Jean-Michel GROULT
 
Pépinières PLANFOR
1950 Route de Cère
40090 UCHACQ - FRANCE
Tel : 913.753.030
Fax : 0033 558 064 854