Le mildiu

¡ Es el enemigo número uno de sus tomates ! El mildiu es una enfermedad tenaz, que se ataca a muchas otras plantas, y de la que confundimos los síntomas con los de otras enfermedades.

Le mildiu

Le mildiu

Los síntomas

El ataque del mildiu empeiza por la aparición de unas pequeñas manchas marrones en las hojas o los tallos. Progresivamente, estas manchas ganan superficie y los órganos afectados empiezan a marchitar. El mildiu se ven en las hojas pero igualmente en los tallos y los frutos en formación.

Su ciclo

El mildiu es un hongo que está presente en estado de gérmenes microscópicos en el suelo. Es el golpeteo de la lluvia en la tierra que hace rebotar las gotas sobre las hojas bajas de la planta. provocando las primeras manchas. Después, los filamentos del hongo se desarrollan, llevando a la extensión de la enermedad. Hacen falta unas condiciones y temperatura precisas para que el mildiu se desarrolle. Por debajo de 10 C° o por encima de los 28C°, el hongo está inactivo. Aún si la temperatura le conviene, no puede desarrollarse si el aire está seco.

Cómo luchar

El mildiu es un hongo patógeno en principio sensible a los derivados del azufre o del cobre, como el caldo bordelés. Para ser eficaz, un tratamiento contra el mildiu debe efectuarse antes de que este aparezca (como prevención, por tanto). Sin embargo, un tratamiento con azufre mojable en pulverización, es eficaz cuando la temperatura es cálida (al menos 20C°). El mildiu es poco sensible al tratamiento con extractos vegetales (purín de cola de caballo y purín de ortiga) porque es un hongo muy virulento. Los extractos vegetales pueden servir para limitar la plaga ya que de todas formas, las manchas negras no desaparecerán.

Cómo evitarlo

Usar los buenos métodos de cultivo limita los riesgos de ataque del mildiu. En las plantas sensibles, hay que vigilar que no reciban demasiada lluvia durante la temporada. Así, el mejor método para evitar el mildiu en el tomate consiste en cultivarlos a resguardo preservaándolos de la lluvia, como bajo un tejadillo, o un tunel. El uso de variedades naturalmente resistentes a la enfermedades, constituye igualmente una buena solución. En las otras plantas, unos buenos gestos retrasan la aparición del mildiu :
- quitar las hojas que entran en contacto con el suelo.
- favorecer la circulación de aire a través del cultivo.
- Asegurarse de no cultivar las mismas verduras en el mismo sitio cada año.
- No cultivar plantas sensibles las unas al lado de las otras, si no que al contrario las « diluímos » entre plantas poco sensibles al mildiu.

Las plantas que tienen la reputación de alejar las enfermedades (ajo, salvia, tomillo, artemisa...) no tienen ninguna eficacidad contra el mildiu, como los otros trucos, que sin embargo están muy extendidos (cáscaras de huevo suspendidas en la planta, hilos de cobre alrededor del tallo, etc)

Bueno a saber

Esta enfermedad es mucho más virulenta en nuestros días de lo que era hace cincuenta años. El motivo de este problema viene del uso sistemático de pesticidas durante el último demi siglo, que ha favorecido aparición de cepas resistentes a los productos químicos para luchar contra el mildiu, ¡ para gran desesperación de los jardineros !

M. Jean-Michel GROULT
 
Pépinières PLANFOR
1950 Route de Cère
40090 UCHACQ - FRANCE
Tel : 913.753.030
Fax : 0033 558 064 854