Las hojas cribadas o perdigonadas

Esta enfermedad se encuentra sobre todo en las plantas del tipo Prunus, es decir los ciruelos, los cerezos (con frutas o decorativos), los laureles cerezos…. Aún si se parece a una enfermedad causada por un insecto, se trata de un hongo llamado oidio perforador.

Las hojas cribadas o perdigonadas

Las hojas cribadas o perdigonadas

Los síntomas

En primavera, las hojas nacen deformadas, toman a veces la forma de una hoz Unas semanas más tarde, cuando están completamente abiertas, las hojas tienen numerosos agujeritos con contornos irregulares. Las hojas más afectadas ven su superficie muy reducida, al ser los agujeros grandes y numerosos. A lo largo del verano, las hojas que se forman parecen menos afectadas que las de la primavera, salvo en caso de un verano húmedo.

Su ciclo

Este hongo se despierta temprano durante la temporada, a partir de esporas (los gérmenes de la enfermedad)que estaban en estado latente sobre el follaje. Es cuando el tiempo es húmedo, cuando las hojas se quedan cubiertas de una película de agua durante varios días seguidos, que el hongo se pone a germinar, sobre las muy jóvenes hojas en desarrollo. Su crecimiento se efectúa en detrimento de las células vegetales que mata, de ahí la aparición de los pequeños agujeros causados por la extensión de la hoja alrededor de una pequeña zona muerta. A lo largo de esta fase, el hongo se reproduce y dispersa sus gérmenes a los alrededores. Una vez que ha aparecido, es una enfermedad tenaz. Por suerte, la criba no causa grandes destrozos.

Cómo luchar

La cribada o perdigonada se combate con la ayuda de una pulverización de un producto destinado a luchar contra los hongos, como el azufre mojable o el caldo bordelés. Para ser eficaz, es necesario efectuar la aplicación antes de que las hojas no hayan empezado a abrir. Intervenga entre finales del invierno (en clima suave) y principios del mes de abril (en las regiones con una primavera tardía), en tiempo seco, sobre todo si los del tiempo preveen un periodo lluvioso en los días que llegan. Si sus laureles cerezo o sus ciruelos con hojas púrpura se ven muy atacados, repita la operación hacia finales de mayo, luego de nuevo en otoño, a principios del mes de octubre. La enfermedad regresará poco a poco con ayuda de las intervenciones regulares.

Cómo evitarla

El oidio perforante encuentra las condiciones favorables a su desarrollo sobre los árboles y arbustos del género Prunus podados regularmente, y más particularmente en las configuraciones en las que el aire es húmedo (cerca de los ríos, fondo de los valles…). Recuerde siempre desinfectar los utensilios de corte (podadora, cizallas, recorta setos, etc…). Pase el alcohol de quemar por la hoja antes de cada uso y antes de pasar al árbol siguiente.

Bueno a saber

Una poda de rejuvenicimiento efectuada en malas condiciones puede favorecer la instalación de la enfermedad. Si el Prunus se ha podado de forma severa (las ramas gordas han sido cortadas), forma unos brotes numerosos y desordenados, que constituyen un terreno favorable al cribado.

M. Jean-Michel GROULT
 
Pépinières PLANFOR
1950 Route de Cère
40090 UCHACQ - FRANCE
Tel : 913.753.030
Fax : 0033 558 064 854