Français Español Português English


Mi cuenta
Contactarnos
913.753.030
(Coste llamada local)

Poda de arboles frutales

La poda de los arboles frutales tiene como objetivo facilitar y acelerar su fructificacion. Esta modifica las corrientes de savia y la disposición de las ramas. Para los arboles de pepitas, cortaremos principalmente en periodo de descanso vegetativo (en invierno, cuando los arboles no tiene hojas), se trata de una poda en seco. Para los arboles de huesos, preferiremos es una poda en verde a finales del verano para permitirle una mejor cicatrización.

En periodo de vegetación, la savia ascendente (bruta) favorece el desarrollo de las partes superiores de las ramas en detrimento de su base. La savia descendente (elaborada) esta cargada de azúcar. Esta se concentra sobretodo en las ramas orientadas hacia abajo.
Si el árbol frutal es demasiado vigoroso, tendrá tendencia a solo fabricar madera y por tanto no fructificara. Al contrario, si el árbol esta cubierto de frutas este terminara por morir de agotamiento, porque toda la savia elaborada servirá a alimentar las frutas en detrimento del árbol.

Podar un árbol frutal, es por tanto la búsqueda del equilibrio entre el vigor y la productividad de forma que obtengamos una producción optima y perenne.

En los arboles de tallo (o pleno viento) el arraigo es fuerte y el ramaje debe extenderse para obtener frutos. La poda será por tanto moderada durante la juventud del árbol para permitirle desarrollarse correctamente.

Conténtese de tener una mejor vegetación de las partes exteriores en relación con el centro, menos expuesta a la luz.

Seleccione las ramas fuertes y difíciles para dar frutos. Pode por encima del brote orientado hacia el exterior. Estas ramas van entonces a dividirse y favorecer las más débiles.

Pode moderadamente los 2 o 3 primeros años para terminar la formación empezada en el vivero y luego pode cada 5 a 10 años para mantener el árbol.

La primera fructifican consecuente no se dará que hasta unos 5 a 10 años según las especies.

Ver la formación de un vaso

 

En las formas ajardinadas donde el arraigo es más débil, podaremos todos los años para debilitar los ojos y los órganos situados en la cara superior de las ramos.

Estos ramos son naturalmente favorables a la producción de madera, en provecho de los órganos situados en las caras inferiores o laterales (mejor alimentadas par la savia descendiente, la savia elaborada) que aseguran la fructificacion.

Pode, si posible, todos los años para continuar la formación empezada en el vivero, pero también obtener la fructificacion. La primera fructificacion se hará desde el segundo o tercer año.

Ver la formación de un cordón simple de manzano
Ver la formación de un espaldar doble en U

 

En una palabra, busque siempre el equilibrio en las ramas pero también en el conjunto del árbol:
- Un árbol vigoroso no deberá podarse demasiado para sosegarle
- Un árbol que languidece o cubierto de frutas deberá podarse más severamente para relanzar la vegetación devolviéndolo su vigor.

Formación de un vaso

Entre los arboles frutales conducidos en tallo, el manzano es una de las especies que se prestan mejor a la cultura bajo esta forma acampanada y hueca.

La forma de vaso no se comercializa a menudo por los viveros. Con unos cortes de podador y un poco de paciencia, obtendrá en 3 o 4 años esta forma ideal para los jardines pequeños. La formación del vaso necesita la preparación de una armadura sobre la cual ataremos las ramas principales o brazos Esta infraestructura de sujeción puede ser temporal y reducirse a simples cercos de madera flexible (avellano) o permanente con una instalación de hierro. Estos cercos se espacian unos 50 cm aproximadamente y son sostenidos por piquetes o una armadura plantada en la tierra.

Poda de arboles frutales

Año 1

El año de la plantación, pode el retoño (árbol de un año sin ramas) a 30 cm de altura, por encima de tres o cuatros ojos para que se provoque la ramificación. A medida que los brotes salgan, átelos inclinando oblicuamente y después a la horizontal sobre la armadura para guiarlos.

 
Poda de arboles frutales

Año 2

El año siguiente guarde dos ojos sobre cada rama para obtener las seis u ocho ramas principales o brazos que serán levantadas y explotadas para la fructificacion. Átelas a medida que crezcan sobre los cercos.

Si la variedad o o el portador del injerto son vigorosos, podemos desdoblar las ramas para obtener los vasos de gran desarrollo de doce a dieciséis ramas.

 
Poda de arboles frutales

Año 3

Los años siguientes, los brazos obtenidos deben ser del mismo vigor. Levantelos simultáneamente podando por encima del ojo de cara (el brote que les mira) y sobre todo, todos a la misma altura.

No aumente su altura de más de veinte centímetros cada una para favorecer la aparición de ramificaciones laterales que llevarán la fructificacion.

Alto de pagina

 

Formación de un cordón simple de manzano

Tradicionalmente el manzano para los jardines pequeños se cultiva de esta forma simple ajardinada, poco voluminoso y fácil de realizar. Puede ganar tiempo comprando un árbol ya formado en su vivero. Puede también, mas simplemente empezar su forma a partir de un retoño (árbol de un año sin ramas), a condición de que este esté injertado sobre un portainjertos enanizante (que da raíces débiles).

Para una buena formación, coloque las armaduras de sujeción. Se trata simplemente de un cable de hierro tendido entre dos piquetes a una altura de 40 a 80 cm.

Poda de arboles frutales

Tutorado

Durante la plantación ate el retoño curvàndolo con precaución en un arco de aproximadamente 10 cm de radio sobre el cable de hierro. Suprima todos los brotes de la parte vertical. Pode la parte horizontal atada al cable de hierro en un ojo inferior (ojo que mira al suelo) a 20 o 40 cm de longitud según el vigor del sujeto. Las ramificaciones (podadas así para que la savia se concentre) que tienen frutas provendrán de los ojos laterales. Los ojos inferiores y los ojos superiores deben por tanto suprimirse para favorecer el nacimiento de las frutas. Hágalas saltar simplemente con la uña.

Los años siguientes la extensión el cordón se debe de hacer entre 20 a 30 cm al año (según el vigor) de manera a obtener de tres a cinco ramificaciones que darán frutas. Pode siempre la prolongación en un ojo interior.

Es interesante plantar varios arboles en una misma linea. La estética será en primer lugar agradable, y podrá así multiplicar las variedades y las cosechas. La separación varia de 2 a 4 metros según el vigor de la variedad. Podremos por ejemplo plantar al borde de una huerta.

El cordón puede ser también doble con un brazo a la izquierda y otro a la derecha sobre el cable de acero. Para hacerlo, pode el retoño unos 5cm por debajo del cable guardando los dos ojos superiores.

Los ramos que vienen de estos ojos se atarán de un lado y del otro del cable.

Alto de pagina

 

Formación de un espaldar en doble U

Esta forma de espaldar es sin duda la mejor forma de trabajar para el jardín de un aficionado. Sus cuidados y el crecimiento de las frutas son facilitados. Estos se obtienen por un equilibrio perfecto formado por dos bifurcaciones sucesivas.

Poda de arboles frutales

Es verdad que es más cómodo procurarse una forma que ha sido hecha por el vivero, pero unos cortes con su podadora, un poco de paciencia le permiten crear esta forma rápidamente (3 a 4 años).

Para obtener una buena formación, ponga una armadura de sujeción. Tense horizontalmente dos o tres cables de acero espaciados aproximadamente de 50 cm de entre dos piquetes.

Ponga después sobre este soporte cuatro listones separados aproximadamente de 30cm.

Ponga dos barras horizontales, una sobre el primer cable a unos 20 o 30cm del suelo y otro 10 cm por encima.

Finalmente una estos dos listones por un trozo de madera en los dos ángulos rectángulos exteriores.

Obtendrá así la forma de su futuro espaldar.

Poda de arboles frutales

Año de plantation

El año de la plantación, pode el retoño (árbol de un año sin ramas) a aproximadamente 20cm de altura de forma que conserve los dos ojos opuestos (a la derecha y a la izquierda).

A medida que los brotes salgan, átelos acodandolos sobre la armadura para guiarlos y formar la primera U, horizontalmente sobre el listón de abajo y, verticalmente sobre los dos trozos de madera que separan los dos rectángulos exteriores.

Según el vigor de la variedad, esta operación le lleva a veces 2 años.

Poda de arboles frutales

Tutorado

El año siguiente conserve las dos ramas laterales sobre cada prolongación (osea cuatro ramas) y efectúe la misma operación de tutorado, acodandolas a una decena de centímetros de su pie (de su nacimiento).

Las cuatro ramas obtenidas de esta forma son generalmente de un vigor idéntico ya que están todas implantadas al mismo nivel.

Poda de arboles frutales

espaldar en doble U

Los años siguientes, levante simultáneamente estas cuatro ramas podando por encima de un ojo de cara (brote que les mira) y todas a la misma altura.

Esta poda debe hacerse a un longitud de aproximadamente 20 cm cada una para favorecer la aparición de ramificaciones laterales que darán la fructificacion.

Alto de pagina

 
M. Denis RETOURNARD
Pépinières PLANFOR
RD 651
40090 UCHACQ - FRANCE
Tel : 913.753.030
Fax : 0033 558 064 854