La fumagina o negrilla

¿Las hojas dan la impresion de estar cubiertas de hollín ? Sin duda alguna, se trata de la fumagina o negrilla, una enfermedad común que sólo se encuentra en presencia de insectos picadores.

La fumagina o negrilla

La fumagina o negrilla

Los síntomas

Antes de la aparición de la fumagina, las hojas están pegajosas, ya que están manchadas de deyecciones de insectos picadores. Cuando la plaga es de baja intensidad, las hojas parecen sucias, como cubiertas con una capa de polvo. Cuando las condiciones son favorables a la fumagina (presencia de numerosos insectos picadores sobre la planta), el polvo se espesa y termina por formar una capa que recubre toda la hoja. El follaje situado en el centro de la planta y su base están más gravemente afectados que los brotes jóvenes o que las hojas expuestas a la luz. La planta pierde rápidamente su vigor, las hojas cubiertas de la fumagina caen de forma precoz al estar privadas de la luz.

Su ciclo

Cuando las hojas están cubiertas de la melaza proveniente de los insectos picadores, un hongo germina y se desarrolla en ellas. Prolifera en este sustrato que le es favorable y se reproduce, ocasionando la aparición de un polvo negro. La propagación de la contaminación se efectúa de manera casi instantánea. Cuando el insecto picador desaparece de la planta, el hongo no puede mantenerse, y asu vez desaparece.

Cómo luchar

La lucha contra la fumagina pasa imperativamente por la lucha contra el insecto picador que la permite de desarrollarse. Empieze por localizar el insecto en cuestión, que puede ser un pulgón, una cochinilla harinosa o una cochinilla blanda. Atención la presencia de estas últimas es aveces difícil de detectar. Un pulgón puede estar igualmente al origen de esta. Haga después un tratamiento insecticida adaptado al parásito. Cuando la planta se haya deshecho de estos devastadores, las hojas ennegrecidas se quedarán así. Límpielas con una esponja con agua templada.

Cómo evitarla

La fumagina al desarrollarse únicamente en las plantas afectadas por los insectos picadores, es imperativo vigilar que estos bichos no puedan desarrollarse de forma numerosa sobre sus plantas. Las plantas que no están podadas y con un corazón del ramaje que es muy denso, sufren con más facilidad que las otras. Pasar regularmente bajo un chorro de agua sus plantas ayuda a mantenerlas sanas, los insectos picadores y la fugamina odian que las molesten con el agua.

Bueno a saber

El problema de la fumagina aparece tanto en el interior como en el exterior, casi siempre en plantas de hojas correosas : laurel, camelias, cítricos...

M. Jean-Michel GROULT
 
Pépinières PLANFOR
RD 651
40090 UCHACQ - FRANCE
Tel : 913.753.030
Fax : 0033 558 064 854