Herbicida químico

Tratar el césped con productos químicos no es lo mejor para los jardineros que desean evitar estos productos. Sin embargo, en algunos casos esta técnica puede justificarse con la condición de que se respeten rigurosamente las dosis.

Cuando no se tiene tiempo suficiente para arrancar a mano o mecánicamente las malas hierbas pero queremos tener un suelo limpio, existen dos soluciones : el acolchado o el tratamiento con un herbicida químico que limpiará completamente el suelo. En algunos casos el tratamiento con un herbicida es imprescindible (independientemente del método) como en suelos infectados de Chenopodium ambrosioides, una hierba muy alergógena. Los herbicidas químicos son también útiles cuando queremos librarnos de hierbas muy resistentes, como Fallopia japonica, pues cuando ésta se instala ya es muy difícil eliminarla, a menos que recurramos a soluciones radicales.

¿Que herbicidas utilizar ?

En el caso de jardines particulares, los herbicidas químicos están bastante limitados, pues las normativas son cada vez más severas. En el mercado hay pocos productos con un buen nivel de seguridad. El herbicida más corriente está constituido de glifosato. Esta sustancia de la que tanto se habla tiene la ventaja de actuar de forma sistémica, es decir, a través de toda la planta. Las plantas tratadas con este herbicida mueren completamente. Este herbicida no es selectivo, muriendo tanto las plantas dañinas como las plantas cultivadas. Por ello, debe aplicarse con sumo cuidado, o con un pulverizador dotado de una protección para evitar las salpicaduras o con una brocha sobre las hojas de las plantas que deseamos eliminar.

Otro herbicida químico es el ácido acético, también llamado vinagre concentrado. Se pulveriza sobre los caminos y los espacios que deseamos mantener limpios. Es corrosivo porque está concentrado, pero no se acumula en el suelo. El ácido ascético es eficaz porque impide el nacimiento de las plántulas. Actúa sobre las partes donde se pulveriza y no impide el crecimiento de las raíces y tallos subterráneos.

Otro producto aparecido recientemente es el ácido pelargónico, un herbicida natural como el vinagre. Su acción es fuerte contra el nacimiento de plántulas en los caminos y contra las algas.

Precauciones

Aplique los herbicidas con el equipo adecuado : ropa que cubra todo el cuerpo y guantes (de nitrilo). Pulverice cuando haga buen tiempo, sin viento. Utilice un pulverizador sólo para el herbicida, pues podría tener un accidente con sus plantas si el aparato está mal lavado o tiene restos de herbicida en el fondo.

Cursos de agua, ¡cuidado !

Juntos a los cursos de agua o lagos no se deben utilizar herbicidas. El glifosfato se degrada rápidamente pero hay subproductos que permanecen en el suelo y pueden pasar a las aguas subterráneas. Por tanto, debemos utilizar este herbicida a una buena distancia de cursos de agua y no sobrepasar las dosis indicadas. El ácido ascético también es muy tóxico para la fauna acuática.

M. Jean-Michel GROULT
 
Pépinières PLANFOR
RD 651
40090 UCHACQ - FRANCE
Tel : 913.753.030
Fax : 0033 558 064 854